Familia

La medalla de oro del agradecimiento se la llevan mi padre, mi madre y mi hermano, porque ellos han sido quienes durante años, día tras día, han escuchado mis intenciones y me han animado a prepararlo de forma organizada. Sin su apoyo, nunca hubiera podido dar el paso adelante.

El apoyo y comprensión de mi abuela y algunos de los primos y tíos más cercanos, también ha sido sin duda claves lanzarme a la carretera.

Amigos

Todos y cada uno de mis amigos, que ellos saben quiénes son, me han apoyado y animado a cumplir mi sueño. Unos, regalándome material para no pasar frío o para anotar todos los detalles del viaje; otros, ayudándome con video y fotografía; y otros, simplemente mostrando su apoyo y su cariño.

Pero todos han sido una fuerza de empuje para comenzar a pedalear.

EY, mi anterior trabajo

La comprensión y entendimiento por parte del equipo de EY, sin duda, ha hecho que poner en marcha el proyecto fuera más llevadera.

Frases como ‘es de admirar’ o ‘tienes un sitio a la vuelta’ marcan la diferencia y hacen que me sienta orgulloso de haber trabajado en ésta Empresa y con estos profesionales.

Y, a ti

A ti que estás leyendo esto y a todas aquellas personas que leen, comentan y me felicitan. Porque cada una de esas lecturas, comentarios y felicitaciones es un empujón, un mensaje de apoyo, que me ayuda a seguir pedaleando, haciendo fotos, videos y escribiendo.

A todos vosotros: GRACIAS de corazón!